jueves, septiembre 11, 2008

Kafka on the Shore


Kafka on the Shore
Haruki Murakami
2002









Termine hace no mucho la traducción en inglés de Kafka on the shore, libro del japonés Haruki Murakami. La novela narra dos extrañas historias que se entrecruzan y enganchan. Al poco de empezar se nota ya que va por los caminos del realismo mágico. El nombre ficticio que se elige uno de los personajes principales (Kafka Tamura) ya nos da el primer indicio. Infinidad de detalles, conversaciones, lecturas, música, de variados rangos, le dan un toque ecléctico interesante.

No es una realidad a la que se le puedan exigir explicaciones. Va por el approach japonés del concepto, de a momento bastante bizarro. Hay partes llanamente incómodas, pero el balance general es bastante bueno, siempre hipnótico. Y esas partes bizarras son parte integral del concepto, la impronta misma del libro.

Kafka Tamura es un adolescente de 15 años que escapa de la casa de su padre. Intenta buscar a su madre que los abandonó años antes, llevándose a su hija mayor. Pero ese es sólo el puntapié. Creanme que no es una historia de búsqueda tradicional.

Nakata es un viejo que sobrevive con una pensión estatal. Desde un extraño incidente en la Segunda Guerra, al señor no le llega bien el agua al tanque. Tiene, sin embargo, un talento particular para encontrar gatos perdidos. La búsqueda de un gato en particular lo llevará lejos de su barrio de siempre.

Las historias, como es de esperar, se entrecruzan. Y las hojas, mientras tanto, se dejan pasar.

"When I open them, most of the books have the smell of an earlier time leaking out from between their pages - a special odor of the knowledge and emotions that for ages have been calmly resting between the covers."

"-I don't just look like Colonel Sanders. It's who I am.
-The fried-chicken guy?
(...)-One and the same
(...)
Ok... But if you're the real Colonel Sanders, what the heck are you doing working as a pimp in a back alley in Tamakasu?"

"She seldom talks about herself, instead letting others talk, nodding warmly as she listens. Most people, though, start to feel vaguely uneasy when talking to her, as if they suspect they're wasting her time, trampling on her private, graceful, dignified world. And that impression is, for the most part, correct."

"-If the composition is imperfect, why would so many people try to master it?
(...)-I have no great explanation for it, but one thing I can say: works that have a certain imperfection to them have an appeal for that very reason - or at least they appeal to certain
types of people."

1 comentario:

Silvi dijo...

Sólo una vaga idea de haber visto el nombre del autor, aunque tal vez lo confunda con algún otro japonés literato que pueda haber aparecido en el suplemento del sábado, por ejemplo. El título y el nombre del personaje, muy curioso y suena rarísimo Kafka adosado a un apellido japonés.
Me encantó la cita sobre el olor de los libros antiguos que se cuela en sus páginas...