martes, agosto 26, 2008

Museo Egipcio

La visita al museo egipcio es indispensable. Pero en contraste con la asombrosa colección, me quedó un regusto amargo debido al paupérrimo concepto museístico, que atrasa más o menos un siglo.

Arranquemos con lo malo así lo bueno queda al final. No les pido que empiecen por cambiar las vitrinas de madera, o que todo luzca como la sala con las joyas de Tutankamon (a la que igual le falta...). Imagino que a pesar de su importancia tendrán dificultades financieras de museo tercermundista. Pero, a ver, no todo es dinero... Para hacer láminas explicativas, como sugirió Nuri, seguramente conseguirían fácilmente montones de estudiantes de arqueología, historia, etc. No hay la más mínimo explicación de los reinos, reyes, dioses... nada. Lo único que vi fue una infografía de como encontraron los objetos en la tumba de Tutankamon. La parte de las momias animales estaba también mínimamente explicada. Pero no más.

Los objetos tienen poca o nula explicación. Cuando existe, es un cartel minúsculo, mal iluminado, en lugares incómodos o imposibles de leer. A veces escrito a mano en árabe y nada más. Los objetos están mal distribuidos, amontonados. Da la sensación de momentos de estar en la escena final de Indiana Jones y los cazadores del arca perdida, tesoros amontonados para que nadie los vuelva a ver jamás. Halls enteros (incluído el central!) apenas acusan presencia de gente. Con estos estandares, esperar un sentido sugerido de visita es totalmente iluso.

Bueno, ya me descargué... a pesar de todo eso la visita vale claramente la pena, por la riqueza excepcional de la colección. Además hay tantos gupetes con guías que se va captando algo.

Desde luego la estrella es la tumba, joyas y mobiliario de Tutankamón. Cajas dentro de cajas dentro de cajas (adornadas infinitamente), hasta llegar a él. La momia propiamente, sin embargo, no está en el museo sino en la tumba.

Máscara de oro de Tutankamón
Imperio nuevo, dinastía XVIII



Aunque no había muchas imágenes de él, mi dios egipcio favorito es Anubis, el chacal, dios funerario y protector de tumbas. Entre los tantos objetos de Tutankamón hay uno.

Escultura de Anubis
Imperio nuevo, Dinastía XVIII



Uno de los objetos más antiguos es una tabla prehistórica simbolizando la unión entre Alto y Bajo Egipto. La "unión" es un chabón (rey del Alto Egipto) cortándole la cabeza a otro (el Delta del Nilo). Es que por ese entonces no existía el concepto de "políticamente correcto".

Placa Narmer
Prehistórico, dinastía 0 (?)



La escritura jeroglífica es super interesante y hay infinitos ejemplos también para ver (principalmente inscripciones funerarias)

Puerta de la tumba de Sennedjem
Nuevo imperio, XIX dinastía


También me gustaron los montones de esculturas en piedra caliza, de escribas, familias... como esta, la de un enano (parece que tenian cierto estatus porque hay varios)...

Enano Seneb y su familia
Antiguo Imperio, IV dinastía


o esta otra de un pequeño ejército nubio...

Arqueros Nubios
Imperio Medio, XI dinastía


Bueno, lo dicho, hay un montón, muy interesante, pero que no se puede terminar de aprovechar del todo...

1 comentario:

Silvi dijo...

Realmente una sorpresa que esté tan chotamente organizado, con tanto arquéologo extranjero que pasó por esas arenas... El Anubis de la foto es precioso, y ese mini ejército parece para jugar a los soldaditos, tipo el ejército de terracota chino pero a escala juguete. Así que una tarde alcanza para todo.