miércoles, marzo 12, 2008

There will be blood



Por la tarde fuimos al cine (¿que más se puede hacer un domingo a la tarde en Alemania?) dado que en Stuttgart está el único cine que conocemos donde dan las películas sin doblar (ni siquiera vienen con subtítulo, está en un suburbio donde hay todavía una base norteamericana). Así que, después de mucho tiempo, volvimos al cine.

La peli nos lleva por la vida del petrolero Daniel Plainview (Daniel Day-Lewis) en su ambición y delirios por controlar los reservorios de petróleo que comenzaban a descubrirse en la época. Eso lo lleva a comprar masivamente terrenos en un pueblito perdido del medio oeste.

Eli Sunday (Paul Dano) es un joven predicador del pueblo, casi tan sacado como el propio Plainview. Y cuando se encuentran se sacan chispas (tanto los personajes como los actores). El único problema es que resulta poco creible en la escena final que se suponge pasa 15 o 20 años depués del desarrollo principal de la historia. Pero no importa, mejor que haya quedado asi y no que lo hubieran reemplazado por otro.

H. W. Plainview (Dillon Freasier) es el hijo de Daniel, que cumple su rol también muy bien... la relación con su padre es bastante complicada naturalmente, y también genera un contrapunto interesante.

Plainview genera así un imperio en el que la realización por si misma es lo importante... solo para poder aislarse más en su mundo cada día.

En resumen, buenísimas actuaciones, muy buen guión (basado en la novela "Oil!" de Upton Sinclair) y fotografía (Robert Elswit). Ah! y me olvidaba de la excelente banda de sonido, marcando la historia con una muy buen lograda mezcla de música clásica antigua y contemporánea (música de Jonny Greenwood).





Calif nachil: 9

3 comentarios:

Silvi dijo...

Todavía no la vimos, a pesar de que ya se estrenó aquí, por obvias ocupaciones. Trataremos de ponernos al día en Semana Santa, pienso que todavía la darán, así que me guardo de leer tus comentarios hasta entonces.

Elena dijo...

Estoy de acuerdo contigo en las magníficas actuaciones (especialmente de Daniel Day-Lewis, para mí el Oscar estaba claro), aunque me parece que se podía haber explorado más en el personaje principal.
La escena final sinceramente me parece bastante absurda y como sin sentido dentro de la peli. A mí me dejó muy fría, a pesar de ser muy cruda.
Sobre la música no estoy nada de acuerdo, con esos "chirridos" tan estridentes al principio de la película y en otros momentos, que no casan en absoluto con las imágenes o el momento de la historia.
Anyway, el cine es maravilloso!!! Qué pena que no podáis ir más!

Me dijo...

Pasé por tu blog por casualidad, me gustó mucho. Sólo quería dejarte mi impresión.
Saludos y buena suerte.