domingo, agosto 09, 2009

Schwarzwald revisited

Estas semanas se digno a estar un poco soleado por lo que pasamos buen rato en la Freibad y postergué un poco la escritura. Tengo pendiente desde hace dos semanas nuestro paseo por la Selva Negra, donde ya habíamos estado el año pasado y donde elegimos volver para celebrar diez años juntos con Nuri.

Hago yo un recuento testimonial ya que Nuri hizo ya un buen relato completo, detallando los vaivenes de nuestro paseo. Esta vez -acorde con la celebración- el paseo fue con más nivel. Nos alojamos dos noches en el Hotel Zum Roten Bären, el más antiguo de Alemania aún en operaciones desde el año 1120. Con lo cual es también una de las empresas más antiguas aún en operación en todo el mundo. El viernes, al llegar, hicimos también cena paqueta en el restaurant del hotel.






El otro punto diferente en el paseo fue que esta vez estábamos con auto, lo cual nos permitió agrandar exponencialmente el radio de paseo. La zona es bastante montañosa con lo cual fue la primera vez que estuve manejando con tanta curva. Paramos en varios lados para ver el paisaje y/o algunos de los pueblos o lugares de interés (lagos, cascadas...). El sábado de todos modos por la mañana estuvimos mas bien paseando por Freiburg, por la tarde enfilamos por la ruta hacia el sur e incluso nos decidimos a ir hasta Basel, en Suiza, en el borde de la triple frontera con Alemania y Francia, donde paseamos un poco por el centro y el bordeando el Rin.





El domingo después del check-out salimos hacia el este también por caminos interiores en lugar de ir hacia el norte por autopista, la llegada a Rottweil marcó el punto final al paseo, con un helado al sol por la tarde, después ya emprendimos la vuleta.

2 comentarios:

Nuri dijo...

El heladito de Rottweil estuvo mundial.

Silvi dijo...

Qué lindo, ya los dos contaron su versión!
Qué curiosa la lista de empresas más antiguas del mundo! A excepción de los hoteles japoneses, alucinante, la mayoría son alemanas y hasta austríacas, cervecerías u hoteles, lo que da para pensar eso de la solidez de las empresas alemanas.
Lindísimas las fotos de los dos posts. El hotel ese merece mi visita, y la zona también.