miércoles, febrero 10, 2010

lecturas enero '10

La Muerte de Artemio Cruz
Carlos Fuentes
[1962]


Esta lectura fue un gran acierto. Otro libro que exige al lector, pero que a la vez lo recompensa ampliamente. Ya desde el título sabemos el final, pero eso no importa, porque lo que busca Fuentes es hacernos entender su vida e incluso ser, por breves momentos, el mismo Artemio Cruz.

Tú te sentirás satisfecho de imponerte a ellos; confíesalo: te impusiste para que te admitieran como su par: pocas veces te has sentido más feliz, porque desde que empezaste a ser lo que eres, desde que aprendiste a apreciar el tacto de las buenas telas, el gusto de los buenos licores, el olfato de las buenas lociones, todo eso que en los últimos años ha sido tu placer aislado y único, desde entonces clavaste la mirada allá arriba, en el Norte, y desde entonces has vivdo con la nostalgia del error geográfico que no te permitió ser en todo parte de ellos.

El viento del desierto le sacudió los mechones rizados de la frente, las rasgaduras de la túnica manchada de sudor, las tiras rotas de las polainas de cuero. La barba de cinco días se erizaba sobre las mejillas y los ojos verdes se perdían detrás de las pestañas polvosas y las lágrimas secas. De pie, héroe solitario sobre el campo cercado de los muertos. De pie, héroe sin testigos. De pie, rodeado de abandono, mientras la batalla se libraba fuera del pueblo, con ese latido de tambores.


Adolfo Bioy Casares
El sueño de los héroes
[1954]



Me gusta lo empapado que está El sueño de los héroes de lo porteño. La ciudad es casi un personaje más. La búsqueda de Gauna es el motor de la novela, y aunque me gustó mucho la resolución final, el recorrido es peculiar pero igual de interesante.

Esa noche, mientras comía pan viejo, encogido de frío en la cama, pensaba que la soledad de cada uno era definitiva. Tenía la convicción de que la experiencia de los lagos había sido maravillosa y que tal vez por eso mismo, todos los amigos, salvo Larsen, tratarían de ocultársela. Gauna se sintió muy resuelto a ver lo que había perdido. Se sintió más adulto que los muchachos y quizá también que el mismo Valerga; pero no se atrevía a hablar con Larsen; tenía éste una incorruptible sensatez y era demasiado prudente.
Se encontró, desde luego, muy solo.

Alice's Adventures in Wonderland
Lewis Carroll
[1865]



Tenía curiosidad de ver que tal era este libro, nunca lo había leído. Será que no mantengo una visión infantil, pero la verdad que no me terminé de enganchar. Hay pasajes muy aburridos, Alicia come un hongo y se agranda, come otro y se achica, bla bla bla. Boooooring. A favor, los personajes locos: el conejo, la duquesa y el bebé, el gato, el sombrerero, la reina de corazones.

... 'I wish you wouldn't keep appearing and vanishing so suddenly: you make one quite giddy.'

'All right', said the Cat: and this time it vanished quite slowly, beginning with the end of the tail, and ending with the grin, which remained some time after the rest of it had gone.

2 comentarios:

Silvi dijo...

Jamás se me ocurriría leer Alicia, y nunca entendí qué tienen los ingleses con ese texto. Incluso ahora está por salir una película, con todos los efectos especiales que la época merece. Ya vimos la cola.
Los otros me los debo todavía.

Nuri dijo...

No sé, a lo mejor en su momento fue rompedora, pero la verdad que no es un libro que haya "envejecido con gracia". Y ella como personaje me parece bastante sosa, también, por no decir irritante. Es como que quiere ser un personaje tridimensional y no lo logra. Y aunque es lógico que una nena no tenga el savoir être de un adulto, su actitud por momentos es tan "self-satisfied" que da ganas de pegarle un buen chirlo y mandarla a la cama sin postre.